Compresor frío de un secador por compresión en frío
Home Comfort

¿Tiene alguna pregunta?

Estamos a su disposición para proporcionarle información adicional.

Teléfono de información al cliente: +34 800 8090 8090
E-mail: info@trotec.com
  1. Productos y servicios
  2. Máquinas - HomeComfort
  3. DESHUMIDIFICADORES
  4. Conocimientos prácticos sobre deshumidificadores
  5. Resumen de los procesos de deshumidificación
  6. Secadores por condensación con tecnología de compresión

Secadores por condensación con tecnología de compresión

Diferencias tecnológicas y modo de funcionamiento de los secadores en frío por compresión

Puesto que la mayoría de los deshumidificadores se utilizan en los hogares dentro de un rango de temperaturas entre los 15 y los 25 °C, este tipo de aparato se ha convertido en el deshumidificador más utilizado para fines privados y de obra gracias a su excelente balance entre el precio, la potencia, la eficacia y la eficiencia energética.

Los secadores por condensación con funcionamiento de compresión trabajan siguiendo el mismo principio que los frigoríficos. En el interior cuentan con un sistema de refrigeración por compresión que transporte un líquido refrigerante a través de dos intercambiadores de calor, el licuador y el evaporador.

¿Cómo? Enfriando bruscamente

Mediante el compresor y la válvula de expansión se introduce el líquido refrigerante en este circuito cerrado con presiones variables, de forma que el gas se calienta al comprimirse sobre el lateral del licuador y al expandirse se enfría bruscamente muy por debajo de la temperatura ambiental sobre el lateral del evaporador.

En el evaporador tiene lugar prácticamente un frenado total de la temperatura: el aire se enfría muy rápidamente por debajo de la temperatura del punto de rocío, por lo cual la humedad presente en el aire se condensa en gotas de agua que se recogen en un recipiente colector a tal efecto. A continuación, el aire frío y seco es conducido por el licuador caliente, asimila su calor y finalmente sale de nuevo a la sala como aire seco y caliente, donde vuelve a recibir humedad.

Olvídese de la era glacial

Dependiendo de la temperatura ambiental y la humedad, el evaporador se puede enfriar demasiado hasta que, a temperaturas ambientales por debajo de los 15 °C, se forme hielo sobre su superficie.

La formación de hielo atasca en cierto modo las láminas (congelación) y reduce la capacidad de deshumidificación del aparato.

Por este motivo, todos los secadores por condensación con funcionamiento por compresión disponen de un sistema que descongela regularmente el evaporador, en la mayoría de los casos mediante circulación del aire o gas caliente, tal y como se detalla en el apartado siguiente «Modos de descongelación».

Si no tuviera lugar este proceso de descongelación por descongelación por gas caliente o por circulación del aire, con el tiempo el evaporador (la parte fría) se llegaría a congelar por completo, con lo cual terminaría formándose una verdadera pared de hielo que impediría el paso del aire.

El principio de funcionamiento de los secadores por compresión en frío
En este secador por compresión en frío abierto para labores técnicas se puede ver el intercambiador de calor integrado en la parte superior del aparato con el evaporador delantero (1), en cuya superficie fría se condensa el agua, y por debajo el canal (2) para el desagüe del agua condensada en el recipiente colector de agua. En la parte inferior del aparato se localiza el compresor (3) para comprimir el líquido refrigerante.
Secador por compresión en frío abierto
Un vistazo a los intercambiadores de calor y los depósitos colectores de agua condensada

Los modos de descongelación de los secadores en frío por compresión:

Descongelación por circulación del aire

En este sistema la descongelación se realiza electrónicamente por circulación de aire, con control de tiempo o por sensor, por lo que a menudo también se denomina llamada descongelación electrónica:

cuando aumenta demasiado la formación de hielo sobre el evaporador, el compresor se desactiva y pone así en marcha el proceso de descongelación, por el cual en la mayoría de los casos el ventilador sigue funcionando y envía aire ambiental caliente al evaporador para facilitar la descongelación.

Este método está probado y generalmente funciona bien en entornos con calefacción por encima de 15 °C.

Pero si este tipo de secadores se emplea en entornos más fríos (por debajo de 15°C), la temperatura superficial del evaporador se situará por debajo de los 0 °C y hará que se forme una capa importante de hielo en su superficie, lo que obliga a los aparatos con descongelación por circulación de aire a descongelar de manera prácticamente constante debido a que la descongelación en estos casos se alarga notablemente.

En entornos tan fríos, los deshumidificadores con descongelación por circulación del aire no alcanzan un funcionamiento de deshumidificación constante y eficaz, puesto que el aparato está en todo momento funcionando en el proceso de descongelación.

Por este motivo, los secadores en frío con descongelación por circulación del aire constituyen casi siempre una buena opción desde el punto de vista económico en espacios de temperaturas medias o altas que se mantengan siempre por encima de los 15 °C.

Descongelación por gas caliente

Los deshumidificadores concebidos para el uso en espacios fríos cuentan, frente a los aparatos con descongelación por circulación del aire, con un sistema de descongelación por gas caliente con procesos de desviación.

Así, el gas refrigerante caliente del circuito de compresión se utiliza para lograr una descongelación rápida y efectiva. Al empezar la congelación se abre automáticamente una válvula magnética especial que desvía gas caliente desde el compresor pero, en vez de hacia el licuador, directamente hacia el evaporador a través de la válvula de desviación, y que después de que este se haya descongelado se vuelve a cerrar para continuar el circuito regular del refrigerante para la operación de deshumidificación.

A diferencia de la descongelación por circulación del aire, la descongelación automática por gas caliente reduce drásticamente las fases de descongelación a apenas unos minutos, lo cual resulta imprescindible para lograr una deshumidificación del aire efectiva tanto en rangos de temperaturas bajas como en las salas sin calefacción. ¡Al fin y al cabo la deshumidificación del aire en sí se realiza exclusivamente en las fases en las que los secadores no están descongelándose!

Por lo tanto, a la hora de deshumidificar locales sin calefacción con temperaturas inferiores a 15 °C, los deshumidificadores con sistema automático por gas caliente siempre resultarán más apropiados y efectivos que los aparatos con descongelación por circulación del aire y un compresor de capacidad similar.

A partir de los 15 °C, el rendimiento de unos y otros modelos se va equiparando hasta igualarse por completo una vez alcanzados o superados los 18 °C.

Conclusión: Los secadores en frío con descongelación por gas caliente son aparatos todoterreno con múltiples posibilidades de uso, ya que su sistema de descongelación permite utilizarlos en un rango de temperatura que abarca desde los 5 hasta los 35 °C. Así, estos aparatos se pueden utilizar tanto en espacios cálidos como fríos, y tanto en verano como en invierno. Los aparatos con descongelación por circulación del aire, por el contrario, sólo resultan económicos y eficientes energéticamente en temperaturas de entre 15 y 35 °C.


Tecnología de los deshumidificadores: conocimientos prácticos de Trotec

Conocimientos prácticos sobre deshumidificadores: resumen de todos los capítulos

Capítulo 1: Conocimientos básicos sobre la humedad del aire: absoluta relatividad
Capítulo 2: Resumen de los procesos de deshumidificación: condensación y adsorción
Capítulo 2.1: Secadores por condensación con tecnología de compresión
Capítulo 2.2: Secadores por condensación con tecnología Peltier
Capítulo 2.3: Secadores por adsorción
Capítulo 3: ¿Qué proceso de deshumidificación y para qué fin?