Calefactores eléctricos de Trotec
Home Comfort

¿Tiene alguna pregunta?

Estamos a su disposición para proporcionarle información adicional.

Teléfono de información al cliente: +34 91 187 34 90
  1. Productos y servicios
  2. Productos ‑ HomeComfort
  3. Calefacción
  4. Calefactores eléctricos

Calefactores eléctricos: calor rápido para múltiples ámbitos de uso

Ya sea en el cuarto de baño, la habitación, el sótano para aficiones o el cuarto de invitados, los calefactores eléctricos proporcionan temperaturas agradables de forma rápida y saludable y ofrecen al mismo tiempo diversas posibilidades de uso. Para aprovechar por completo la funcionalidad de este tipo de aparatos, es importante seleccionar el modelo adecuado para las condiciones de uso previstas. En este sentido, debe valorar qué tipo de calor le gustaría generar, cuánto espacio tiene disponible o también si planea colocar el calefactor sencillamente en el suelo o, por el contrario, instalarlo en la pared o el techo. Para ayudarle en su decisión sobre qué calefactor eléctrico adquirir, hemos preparado este asesor virtual que tiene en cuenta todos los criterios de compra importantes.

¿Qué es un calefactor eléctrico?

Un calefactor eléctrico genera calor irradiado a partir de electricidad. La principal ventaja de estos calefactores consiste en su facilidad de uso como calefacción de sustitución o adicional. Se pueden emplear en cualquier lugar donde haya una toma de corriente cerca. Además, los calefactores eléctricos no requieren en absoluto de mantenimiento, apenas precisan de espacio y no ensucian. Este tipo de calefactores le otorgará asimismo una completa independencia de los combustibles fósiles tales como aceite, gas o carbón.

Tipos de calefactores eléctricos

Convectores de la serie TCH de Trotec

Convectores

Puesto que los convectores comienzan a generar calor nada más se encienden, son la solución óptima para espacios que no se utilicen permanentemente, tales como cuartos para invitados o sótanos para celebraciones de uso esporádico. Puesto que el aire vuelve a enfriarse una vez desconectado el aparato, al efectuar su compra debe tener en cuenta que la potencia calefactora se puede configurar mediante un termostato con regulador de temperatura ambiental y que la velocidad del aire se puede regular gradualmente. Así, el convector que elija calentará según sus preferencias concretas sin generar calor innecesario.

Sopladores calefactores

Los sopladores calefactores son calefactores eléctricos directos. Generan calor nada más se encienden. Debido a sus dimensiones casi siempre compactas resultan especialmente adecuados para habitaciones de hogares y oficinas, cuartos de baño, sótanos de aficiones, caravanas o pequeños talleres. Puesto que funcionan mediante un ventilador, estos aparatos ofrecen una doble ventaja. En invierno calientan el espacio en un abrir y cerrar de ojos, pues el calor soplado se reparte rápidamente por la habitación. Y en los días calurosos, la función de ventilación proporciona una agradable y refrescante corriente de aire.

El calor uniforme y agradable es la especialidad de los sopladores calefactores cerámicos. Puesto que en sus elementos calefactores no se queman partículas de polvo ni pelos de animales, el aire ambiental se mantiene limpio, libre de agentes irritantes y sin olores. Por ello, estos aparatos son especialmente recomendables para personas alérgicas y asmáticas. Los modelos con desconexión automática en caso de sobrecalentamiento e interruptor antivuelco integrado proporcionan aún más seguridad. Este último aspecto constituye una gran ventaja especialmente en los hogares con niños o animales.

Radiadores de la serie TRH de Trotec

Radiadores

En el caso de un radiador, una unidad calefactora eléctrica calienta un medio acumulador (p. ej. aceite) que, a continuación, libera el calor al aire ambiental. El consumo de potencia de estos aparatos abarca desde los 600 hasta los 2.000 vatios y cuentan con regulación gradual. Cuantos más niveles de potencia se puedan configurar, mayor flexibilidad tendrá a la hora de ajustar el radiador a sus necesidades específicas de calefacción. De esta forma se consigue además minimizar el consumo energético.

Si bien requieren de más tiempo para calentarse que los convectores, una vez desconectados los radiadores siguen generando calor durante un tiempo. Recomendamos mantener estos aparatos operativos en el nivel máximo solamente hasta alcanzar la temperatura ambiental deseada, y a continuación reducir su potencia hasta uno de los niveles más bajos.

Calefactores por radiación infrarroja

A diferencia de los radiadores, los sopladores calefactores y los convectores, los rayos infrarrojos emitidos por estos calefactores no calientan el aire ambiental, sino los cuerpos sólidos y objetos que se encuentran en su trayectoria, tal y como sucede con el principio natural de la radiación solar. Por este motivo, los calefactores eléctricos infrarrojos destacan por su precisión de uso y requieren de un consumo menor que otros sistemas eléctricos de calefacción adicional. Además, el calor generado y dirigido trae consigo otra ventaja: la humedad del aire no se ve afectada en absoluto.

En cuanto a su instalación, los calefactores por radiación infrarroja no ofrecen tanta flexibilidad como los demás tipos de aparatos, puesto que su montaje se realiza preferiblemente en la pared o el techo. No obstante, también existen calefactores por radiación infrarroja de pie que podrá colocar allí donde los necesite.

Calefactores eléctricos: consumo energético y costes energéticos

El consumo energético de los calefactores eléctricos y los costes energéticos resultantes dependen por un lado de la potencia del aparato y, por otro, de la tarifa de energía contratada. Aplicando fórmulas sencillas puede determinar la cantidad de energía aproximada que consume su calefactor eléctrico. Para ello, multiplique la potencia den vatios del aparato por la duración de funcionamiento y así obtendrá el consumo energético en vatios-hora (Wh). Para calcular el consumo en kilovatios-hora (kWh), debe dividir el resultado por 1.000. Para calcular los costes energéticos, multiplique el consumo en kilovatios-hora (kWh) por el precio energético por hora actualizado.


Vatios de potencia (W) x duración (horas) = consumo energético en vatios-hora (Wh),
dividido por 1.000 = consumo energético en kilovatios-hora (kWh).

Consumo energético en kilovatios-hora (kWh) x precio energético por kWh (0,28 €) = coste energético por hora 

Ejemplo:

60 vatios (consumo de potencia W) x 10 horas (duración h) = 600 (Wh)
600 Wh (consumo energético) / 1000 = 0,6 (kWh)
0,6 (kWh) x 0,28 (precio por kWh) = 0,168 €

Medidores de consumo energético de la serie BX

Costes energéticos bajo control

Si desea obtener datos más precisos sobre el consumo energético, recomendamos utilizar un medidor de consumo energético como los modelos de Trotec BX09 o BX11. Con un registro de consumo mínimo de tan solo 0,1 vatios, el BX09 tiene en cuenta incluso los consumos más reducidos, tales como el correspondiente al modo de espera de los aparatos.

Solo tiene que conectar el medidor a un enchufe y a su vez conectar al mismo el aparato cuyo consumo energético actual desea medir. Asimismo, puede optar por una mayor funcionalidad mediante el BX11, el cual permite registrar el consumo durante todos los momentos del día y dispone de un modo de grabación para mediciones prolongadas.

¿Dónde se pueden utilizar los calefactores eléctricos?

Los calefactores eléctricos se pueden emplear en el ámbito tanto doméstico como industrial, así como en espacios interiores y exteriores. Resultan tan adecuados para el cuarto de baño, la habitación de invitados, el sótano de aficiones y el jardín de invierno como para el balcón o la terraza, el garaje, el taller, el almacén o la nave de producción. 

Si desea instalar de manera fija un calefactor eléctrico en el exterior, debe asegurarse de elegir un modelo apto para el uso al aire libre. Estos aparatos disponen de la clase de protección IP65 así como de protección frente al polvo y a los chorros y las salpicaduras de agua.

Para el jardín, la terraza o el balcón, los calefactores por radiación de luz negra constituyen una elegante solución cuya fuente de calor permanece invisible. De esta forma interfiere con su concepto de iluminación y no atrae a insectos nocturnos.

Con buen tiempo, los aparatos de pie portátiles se pueden utilizar en el exterior sin ningún problema, puesto que en caso necesario se pueden volver a colocar bajo techo rápidamente.

Y en los espacios se le abren todas las posibilidades de elección. Tan solo en cuartos húmedos necesitará un aparato apto para tales condiciones con el tipo de protección correspondiente. No obstante, asegúrese durante el montaje de que el calefactor por radiación quede bien fijado a la pared o al techo de la habitación o que tenga un apoyo estable en caso de colocarlo en el suelo.

Calefactores eléctricos de Trotec: sus ventajas

Siempre que necesite generar calor de forma rápida y sin complicaciones, podrá contar con Trotec, su colaborador fiable y competente. Adquirirá calefactores eléctricos de alta calidad de manos de un fabricante reconocido, tanto de convectores y calefactores eléctricos infrarrojos como de sopladores calefactores de cerámica y radiadores de aceite. Además, le ofrecemos sopladores calefactores eléctricos especialmente eficientes para la actividad industrial, los cuales cumplen las elevadas exigencias de este ámbito de uso especial.

Calefactores eléctricos con función de control antihielo

TCH 26 E

Gracias a su regulación térmica gradual, nuestros convectores TCH portátiles se pueden utilizar también como instrumentos de control antihielo. En caso de temperaturas bajas, el termostato activa el calefactor automáticamente para mantener la sala libre de heladas o evitar un enfriamiento excesivo.

La función de control antihielo no constituye una herramienta útil exclusivamente para arrendadores de pisos e inmobiliarias, sino también para quienes, en el ámbito doméstico y empresarial, buscan una protección eficiente y segura frente a las heladas en cuartos vacíos o garajes.

El funcionamiento con control antihielo resulta especialmente útil en espacios no conectados a la calefacción central, jardines de invierno y sótanos para asegurarse de se mantengan a temperaturas cálidas y de que no se produzcan heladas.


 Equipamiento de serie

 disponibles de manera opcional

 no disponible